Las inmobiliarias utilizan drones para vender más pisos rápidamente

Uso de drones para vender pisos

El desarrollo de la tecnología puede tener consecuencias inesperadas en diferentes sectores del mercado. Y la evolución de los drones no es una excepción. Resulta que los drones se están consolidando como una herramienta tremendamente efectiva a la hora de vender pisos en el mercado inmobiliario.

El uso de drones en el mercado inmobiliario está de moda

Así es; la tecnología cambia y el mercado lo hace con ella. El sector inmobiliario está comenzando a emplear drones para capturar vídeos e imágenes de la casa y del entorno. Algunas promotoras inmobiliarias se han dado cuenta que pueden ofrecer imágenes de mucha mejor calidad con un drone, que captura instantáneas y vídeos no solo del piso, sino del barrio y de la localización exacta del inmueble. Esto aporta más información sobre el piso y, al parecer, se traduce en un índice de venta mayor, especialmente cuando se suman otras tecnologías o métodos para llamar la atención. Por ejemplo, la creación de vídeos timelapse para mostrar la construcción de una vivienda nueva o la reforma y posterior renovación de una casa más antigua.

Por ello, un mayor número de ventas es lo que ha propiciado que muchas de las promotoras más grandes comiencen a sopesar la idea de adquirir drones para utilizarlos en la promoción de viviendas.  Y es que la nueva regulación de uso en España abre la puerta a poder tomar fotografías y vídeos aéreos con un drone en el medio de una ciudad.

La entrada en vigor de la nueva regulación puede suponer una nueva vía de desarrollo para el mercado inmobiliario, deseoso de sumarse a las nuevas tecnologías para poder maximizar sus ventas.

Y es que los datos son alucinantes. Según estimaciones de los expertos del mercado inmobiliario, se cree que una vivienda puede venderse hasta un 35% antes si ofrece vídeos y fotografías de gran calidad tomadas con un drone que si se muestran tan solo imágenes convencionales de la propiedad. Pero no solo se limita esta táctica a la promoción de viviendas; también a la venta de proyectos industriales o fincas rústicas, puesto que normalmente hay mucho más espacio en torno a este tipo de edificios y, por lo tanto, más posibilidades de actuar.

Además, los drones aportan la posibilidad de hacer un seguimiento de las obras en tiempo real. A esto hay que añadirle el uso que ya se le está dando a los drones de inspectores de la calidad de un edificio, para determinar qué tipo de actuaciones son las necesarias. Un paso más para una tecnología que no ha hecho más que comenzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.